A pesar de ser invierno, tuvimos un día fantástico en Madrid. El sol se asomó para dejar a Esther y Jorge disfrutar de un paseo maravilloso por la ciudad.

También pudimos hacer alguna que otra foto entre el bullicio navideño del centro y disfrutar de ese ambiente típico de las calles de Madrid en esta época.